Slide

Durante esta etapa la evolución del bebé es mucho más visible,
lo puedes comprobar mientras juegas con él.

A los 6 meses es capaz de llevar los objetos de una mano a otra, es muy divertido ver cómo intenta sincronizar sus ¡pequeñas manitas!
Y antes de los 9 ya se sienta sin ayudarse con las manos, ¡fantástico!

¡Veamos sus avances!


Tu bebé empezará a balbucear sílabas sueltas y poco a poco las irá uniendo: con vuestra ayuda, pa-pá y ma-má podrán ser las primeras.

No le gusta estar con extraños y tal vez llore de manera desconsolada cuando ve que te vas. Procura dejarlo en compañía de alguien con quien se sienta tranquilo.

En esta etapa de continua curiosidad todo le llama la atención, lo coge, se lo lleva a la boca, y lo tira al suelo para ver qué pasa.

Los que gatean y no paran quietos tienen más riesgo de accidentes, por lo que no deberías dejarle solo ni un momento y tener tu casa preparada para evitar sustos.

Ahora lo mejor que le puede pasar es que juegues con él y compartas sus juguetes. Invítale a participar en todo aquello que creas que puede enriquecer su desarrollo motriz.

Empieza a ser importante que él reconozca los rituales diarios para que vaya asimilando sus rutinas: las comidas, el paseo, el baño, la cena, su muñeco preferido, la cuna, unas palabras antes de dormir… Estos hábitos diarios ayudan a los bebés a sentirse seguros y tranquilos y serán las pautas por las que se guiará durante muchos años.

En esta etapa ya puede empezar a comer Mis Primeras Galletas sin leche Damira (a partir de los 8 meses) y suele combinar los cereales sin gluten con la introducción de cereales con gluten.

Avances Nutricionales


En esta etapa (entre el 6º y 7º mes de vida) tu hijo tendrá otra experiencia gustativa irrepetible: probará por primera vez el sabor salado y lo hará con la papilla de verduras. Esta papilla se suele iniciar con 30-40g de pollo para ir aumentando la cantidad hasta los 60-70g (en el curso de los primeros 7-10 días). Paralelamente se van reduciendo el número de tomas de biberones por día.

Entre el 7º y 8º mes de vida se introduce la carne de ternera alternándola con el pollo en la papilla de verduras del mediodía.

Con 9 meses, la cena ya empieza a cambiar y se añade a su menú otra variedad: papilla de verduras con pescado blanco (rape, merluza, lenguado). Ofrécesela 3-4 veces a la semana.

¡Recuerda ofrecerle agua!

Te pueden ayudar estos consejos:

  • El bebé ha aprendido a coordinar los movimientos y ha descubierto que cada acción que hace, tiene una reacción. Por ejemplo, sabe que si tira al suelo el sonajero, al cabo de un instante, oirá un ruido. También sabe que, probablemente, mamá o papá irán a recogerlo. Para el pequeño es magia. Por ese motivo, repite el mismo gesto.
  • Está aprendiendo a hablar, a moverse y a conocer. Pero, precisamente por sus entusiastas exploraciones, corre algunos riesgos...Le encantan los enchufes, las ventanas, los adornos, los cuchillos, los fármacos y los detergentes. He aquí por qué un "no" decidido es indispensable y, una vez puesto un límite, es necesario hacerlo respetar.
  • Los pequeños rituales, como el baño, contarle un cuento, darle un beso o encenderle una lucecita, le ayudarán a dormirse.
Consejo Damira

La leche materna es el alimento ideal durante los primeros meses de vida del lactante. Si ésta no fuera posible o suficiente, debe usarse un preparado para lactantes.
El médico recomendará lo más indicado en cada caso y es importante seguir escrupulosamente las indicaciones de preparación y utilización. La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses.

Comité de Nutrición de la ESPGHAN

Según las últimas recomendaciones del Comité de Nutrición de la ESPGHAN, los cereales con gluten deben iniciarse después del 4º mes cumplido de manera progresiva junto a los cereales sin gluten. El objetivo es que a los 7 meses los cereales sean exclusivamente con gluten.

Durante esta etapa la evolución del bebé es mucho más visible,
lo puedes comprobar mientras juegas con él.

A los 6 meses es capaz de llevar los objetos de una mano a otra, es muy divertido ver cómo intenta sincronizar sus ¡pequeñas manitas!
Y antes de los 9 ya se sienta sin ayudarse con las manos, ¡fantástico!

¡Veamos sus avances!


Tu bebé empezará a balbucear sílabas sueltas y poco a poco las irá uniendo: con vuestra ayuda, pa-pá y ma-má podrán ser las primeras.

No le gusta estar con extraños y tal vez llore de manera desconsolada cuando ve que te vas. Procura dejarlo en compañía de alguien con quien se sienta tranquilo.

En esta etapa de continua curiosidad todo le llama la atención, lo coge, se lo lleva a la boca, y lo tira al suelo para ver qué pasa.

Los que gatean y no paran quietos tienen más riesgo de accidentes, por lo que no deberías dejarle solo ni un momento y tener tu casa preparada para evitar sustos.

Ahora lo mejor que le puede pasar es que juegues con él y compartas sus juguetes. Invítale a participar en todo aquello que creas que puede enriquecer su desarrollo motriz.

Empieza a ser importante que él reconozca los rituales diarios para que vaya asimilando sus rutinas: las comidas, el paseo, el baño, la cena, su muñeco preferido, la cuna, unas palabras antes de dormir… Estos hábitos diarios ayudan a los bebés a sentirse seguros y tranquilos y serán las pautas por las que se guiará durante muchos años.

En esta etapa ya puede empezar a comer Mis Primeras Galletas sin leche Damira (a partir de los 8 meses) y suele combinar los cereales sin gluten con la introducción de cereales con gluten.

Avances Nutricionales


En esta etapa (entre el 6º y 7º mes de vida) tu hijo tendrá otra experiencia gustativa irrepetible: probará por primera vez el sabor salado y lo hará con la papilla de verduras. Esta papilla se suele iniciar con 30-40g de pollo para ir aumentando la cantidad hasta los 60-70g (en el curso de los primeros 7-10 días). Paralelamente se van reduciendo el número de tomas de biberones por día.

Entre el 7º y 8º mes de vida se introduce la carne de ternera alternándola con el pollo en la papilla de verduras del mediodía.

Con 9 meses, la cena ya empieza a cambiar y se añade a su menú otra variedad: papilla de verduras con pescado blanco (rape, merluza, lenguado). Ofrécesela 3-4 veces a la semana.

¡Recuerda ofrecerle agua!

Te pueden ayudar estos consejos:

  • El bebé ha aprendido a coordinar los movimientos y ha descubierto que cada acción que hace, tiene una reacción. Por ejemplo, sabe que si tira al suelo el sonajero, al cabo de un instante, oirá un ruido. También sabe que, probablemente, mamá o papá irán a recogerlo. Para el pequeño es magia. Por ese motivo, repite el mismo gesto.
  • Está aprendiendo a hablar, a moverse y a conocer. Pero, precisamente por sus entusiastas exploraciones, corre algunos riesgos...Le encantan los enchufes, las ventanas, los adornos, los cuchillos, los fármacos y los detergentes. He aquí por qué un "no" decidido es indispensable y, una vez puesto un límite, es necesario hacerlo respetar.
  • Los pequeños rituales, como el baño, contarle un cuento, darle un beso o encenderle una lucecita, le ayudarán a dormirse.
Consejo Damira

La leche materna es el alimento ideal durante los primeros meses de vida del lactante. Si ésta no fuera posible o suficiente, debe usarse un preparado para lactantes.
El médico recomendará lo más indicado en cada caso y es importante seguir escrupulosamente las indicaciones de preparación y utilización. La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses.

Comité de Nutrición
de la ESPGHAN

Según las últimas recomendaciones del Comité de Nutrición de la ESPGHAN, los cereales con gluten deben iniciarse después del 4º mes cumplido de manera progresiva junto a los cereales sin gluten. El objetivo es que a los 7 meses los cereales sean exclusivamente con gluten.