Slide

¡Ha llegado el momento! ¡Estás embarazada!
Probablemente te haya invadido una mezcla de alegría, de temor y de no saber ni qué decir ni qué hacer.

¿Qué está ocurriendo en tu interior?


A lo mejor lo has digerido de forma inmediata o igual estás todavía en estado de shock y… ¡Todo es normal!. Lo del embarazo es imprevisible, por mucho que te lo esperes, siempre te sorprende.

El óvulo fecundado empieza su división celular y llega al útero, donde se irá formando poco a poco.

Por ahora solo mide unos 5mm pero sus brazos y sus piernas se empiezan a dibujar y el cordón umbilical y el corazón ya tienen forma.

Durante este primer mes, el síntoma más evidente es el aumento de tamaño de tus pechos que, además, están más sensibles; se están preparando para la lactancia.

También puedes sentir algunas molestias en la pelvis, parecidas a las de la regla, y un aumento de las secreciones vaginales.

Quedan 9 meses para cuidarte


Por delante queda tiempo para ser tu misma, para organizar, para compartir, tiempo de sentir y de imaginar.

En cada mujer el embarazo es diferente, así que lo que le haya pasado a tu amiga o a tu madre, no tiene porqué pasarte a ti.

Hay a quien le molestan mucho los pechos y a otras que no han notado nada. Hay quien vomita un montón y quien no lo ha hecho en todo el embarazo, hay quien puede llevar una vida absolutamente normal y quien por prescripción médica necesita reposo. Así que, vive el tuyo a tu manera a medida que vayan pasando los días y adáptate a la nueva situación.

Durante el primer mes, la revolución hormonal de tu organismo puede producirte cambios de humor. Tal vez habrá momentos en los que experimentes un sentimiento contradictorio respecto a la maternidad: te preguntas si estás preparada para ser madre, tienes momentos de inseguridad y ansiedad que se alternan con estados de euforia.

No tomes ningún medicamento sin consultarlo con tu médico, podrías poner en peligro la salud de tu hijo.

Cosas que puedes ir haciendo:


Ser consciente de que en tu interior se está formando un bebé y que deberás cuidar más que nunca tu alimentación (consulta con tu médico cuáles son los alimentos más beneficiosos para ti y de los que deberás prescindir).

Si eres fumadora, es el momento perfecto para dejarlo…ya sabes, lo bueno está por venir y tiene que venir bien.

Dormir. A partir de ahora es el momento perfecto para descansar todo lo que te pida el cuerpo. Debido a los cambios metabólicos y hormonales tal vez te sientas más cansada y con más sueño de lo normal así que tienes una verdadera excusa para dormir . Si en tu caso sufres mareos o náuseas sobre todo por las mañanas, sigue las pautas del médico y piensa que todo es un proceso y que pasará en un tiempo.

Ser positiva. La actitud en el embarazo es tan importante como en el resto de la vida. Si eres positiva todo lo llevarás mejor pero eso no significa que si te encuentras mal no tengas derecho a quejarte. Comparte tu estado: tu pareja y tu entorno están para apoyarte.

Aprovecha el momento para...

¡Disfrutar de la experiencia!

Todavía queda mucho para que llegue el peque así que coge a tu pareja y compartir momentos únicos.

Implicar a tu entorno sobre todo a tu pareja de todo lo que te ocurre y todo lo que está por llegar. No cargues con el embarazo tu sola.
Entre todos, es mucho más fácil.
Así que déjate mimar y mímales.

#embarazo #tiempoparati

¡Emocionarte!

Vivir tus emociones sin culpa. A veces el embarazo hace que experimentes un sentimiento contradictorio respecto a la maternidad. No te preocupes, todo se normaliza a medida que va pasando el tiempo y te vayas adaptando a tu nuevo estado.

Llora y ríe sin límites. El embarazo tiene una gran parte emocional así que ¡no te reprimas!.

#llorar #reir #compartir #emociones

¡Ha llegado el momento! ¡Estás embarazada!
Probablemente te haya invadido una mezcla de alegría, de temor y de no saber ni qué decir ni que hacer.

¿Qué está ocurriendo en tu interior?


A lo mejor lo has digerido de forma inmediata o igual estás todavía en estado de shock y… ¡Todo es normal!. Lo del embarazo es imprevisible, por mucho que te lo esperes, siempre te sorprende.

El óvulo fecundado empieza su división celular y llega al útero, donde se irá formando poco a poco.

Por ahora solo mide unos 5mm pero sus brazos y sus piernas se empiezan a dibujar y el cordón umbilical y el corazón ya tienen forma.

Durante este primer mes, el síntoma más evidente es el aumento de tamaño de tus pechos que, además, están más sensibles; se están preparando para la lactancia.

También puedes sentir algunas molestias en la pelvis, parecidas a las de la regla, y un aumento de las secreciones vaginales.

Quedan 9 meses para cuidarte


Por delante queda tiempo para ser tu misma, para organizar, para compartir, tiempo de sentir y de imaginar.

En cada mujer el embarazo es diferente, así que lo que le haya pasado a tu amiga o a tu madre, no tiene porqué pasarte a ti.

Hay a quien le molestan mucho los pechos y a otras que no han notado nada. Hay quien vomita un montón y quien no lo ha hecho en todo el embarazo, hay quien puede llevar una vida absolutamente normal y quien por prescripción médica necesita reposo. Así que, vive el tuyo a tu manera a medida que vayan pasando los días y adáptate a la nueva situación.

Durante el primer mes, la revolución hormonal de tu organismo puede producirte cambios de humor. Tal vez habrá momentos en los que experimentes un sentimiento contradictorio respecto a la maternidad: te preguntas si estás preparada para ser madre, tienes momentos de inseguridad y ansiedad que se alternan con estados de euforia.

No tomes ningún medicamento sin consultarlo con tu médico, podrías poner en peligro la salud de tu hijo.

Cosas que puedes ir haciendo:


Ser consciente de que en tu interior se está formando un bebé y que deberás cuidar más que nunca tu alimentación (consulta con tu médico cuáles son los alimentos más beneficiosos para ti y de los que deberás prescindir).

Si eres fumadora, es el momento perfecto para dejarlo…ya sabes, lo bueno está por venir y tiene que venir bien.

Dormir. A partir de ahora es el momento perfecto para descansar todo lo que te pida el cuerpo. Debido a los cambios metabólicos y hormonales tal vez te sientas más cansada y con más sueño de lo normal así que tienes una verdadera excusa para dormir . Si en tu caso sufres mareos o náuseas sobre todo por las mañanas, sigue las pautas del médico y piensa que todo es un proceso y que pasará en un tiempo.

Ser positiva. La actitud en el embarazo es tan importante como en el resto de la vida. Si eres positiva todo lo llevarás mejor pero eso no significa que si te encuentras mal no tengas derecho a quejarte. Comparte tu estado: tu pareja y tu entorno están para apoyarte.

Aprovecha el momento para...

¡Emocionarte!

Vivir tus emociones sin culpa. A veces el embarazo hace que experimentes un sentimiento contradictorio respecto a la maternidad. No te preocupes, todo se normaliza a medida que va pasando el tiempo y te vayas adaptando a tu nuevo estado.

Llora y ríe sin límites. El embarazo tiene una gran parte emocional así que ¡no te reprimas!.

#llorar #reir #compartir #emociones

¡Disfrutar de la experiencia!

Todavía queda mucho para que llegue el peque así que coge a tu pareja y compartir momentos únicos.

Implicar a tu entorno sobre todo a tu pareja de todo lo que te ocurre y todo lo que está por llegar. No cargues con el embarazo tu sola. Entre todos, es mucho más fácil. Así que déjate mimar y mímales.

#embarazo #tiempoparati