Este producto solo es adecuado para lactantes mayores de seis meses y como parte de una dieta diversificada, que no debe utilizarse como sucedáneo de la leche materna durante los primeros seis meses de vida y que la decisión de iniciar la alimentación complementaria, incluida cualquier excepción respecto a los seis meses de edad, debe adoptarse únicamente siguiendo el consejo de personas independientes cualificadas en medicina, nutrición o farmacia o de otros profesionales encargados de la asistencia materno-infantil, basándose en las necesidades específicas de crecimiento y desarrollo del niño en cuestión.

A partir de las 12 meses y hasta los 3 años, este producto es nutricionalmente adecuado y preferible en comparación a la leche de vaca.

La leche de vaca no debe introducirse en la alimentación del bebé antes de los 12 meses de vida.

A partir de los 12 meses, este producto presenta las siguientes ventajas frente la leche de vaca.


Ventajas frente a la leche de vaca


Menor contenido en proteínas y sodio.

Mayor contenido en hierro y vitaminas.

Menor contenido en grasas saturadas y Mayor contenido en ácidos grasos esenciales (ácido linoleico y ácido a-linolénico).

  • Huesos


    Calcio, magnesio y vitamina D que contribuyen al normal desarrollo de sus huesos.

  • Cerebro


    Ácido a-linolénico, hierro y yodo que contribuyen a su normal desarrollo cognitivo.

  • Sistema inmune


    Hierro, zinc, vitaminas A, D y C que contribuyen al funcionamiento normal de su sistema inmunitario.

  • Suero de leche


    Contiene la mitad de las proteínas de la leche de vaca con una proporción mucho mayor de proteínas del suero de leche.

  • Sin aceite de palma


    Con grasa láctea.

Modo de empleo


Consejo Damira

La leche materna es el alimento ideal durante los primeros meses de vida del lactante. Si ésta no fuera posible o suficiente, debe usarse un preparado para lactantes. El médico recomendará lo más indicado en cada caso y es importante seguir escrupulosamente las indicaciones de preparación y utilización. La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses.


Este producto solo es adecuado para lactantes mayores de seis meses y como parte de una dieta diversificada, que no debe utilizarse como sucedáneo de la leche materna durante los primeros seis meses de vida y que la decisión de iniciar la alimentación complementaria, incluida cualquier excepción respecto a los seis meses de edad, debe adoptarse únicamente siguiendo el consejo de personas independientes cualificadas en medicina, nutrición o farmacia o de otros profesionales encargados de la asistencia materno-infantil, basándose en las necesidades específicas de crecimiento y desarrollo del niño en cuestión.

A partir de las 12 meses y hasta los 3 años, este producto es nutricionalmente adecuado y preferible en comparación a la leche de vaca.


La leche de vaca no debe introducirse en la alimentación del bebé antes de los 12 meses de vida.

A partir de los 12 meses, este producto presenta las siguientes ventajas frente la leche de vaca.


Ventajas frente a la leche de vaca


Menor contenido en proteínas y sodio.

Mayor contenido en hierro y vitaminas.

Menor contenido en grasas saturadas y Mayor contenido en ácidos grasos esenciales (ácido linoleico y ácido a-linolénico).

Huesos


Calcio, magnesio y vitamina D que contribuyen al normal desarrollo de sus huesos.

Cerebro

Ácido a-linolénico, hierro y yodo que contribuyen a su normal desarrollo cognitivo.

Sistema inmune

Hierro, zinc, vitaminas A, D y C que contribuyen al funcionamiento normal de su sistema inmunitario.

Suero de leche


Contiene la mitad de las proteínas de la leche de vaca con una proporción mucho mayor de proteínas del suero de leche.

Sin aceite de palma


Con grasa láctea.

Modo de empleo


PASO-1 copia

PASO 1

Lavarse las manos antes de preparar el biberón.
PASO-2 copia

PASO 2

Esterilizar todas las piezas del biberón
(biberón, tetina y rosca) previamente lavadas.
PASO-3 co

PASO 3

Hervir agua en un recipiente y dejar enfriar
a 40-45º. Verter en 1 biberón esterilizado la cantidad de agua necesaria.
PASO-4 copia

PASO 4

Añadir el nº de cacillos de leche en polvo necesarios, enrasados y sin comprimir.
Utilizar exclusivamente el cacillo incluido en la tapa del bote.
PASO-5 copia

PASO 5

Cerrar el biberón y agitarlo enérgicamente.
PASO-6 copia

PASO 6

Comprobar la temperatura del biberón (37º C) antes de dárselo al bebé.
PASO-1 copia

PASO 1

Lavarse las manos antes de preparar el biberón.
Consejo Damira

La leche materna es el alimento ideal durante los primeros meses de vida del lactante. Si ésta no fuera posible o suficiente, debe usarse un preparado para lactantes. El médico recomendará lo más indicado en cada caso y es importante seguir escrupulosamente las indicaciones de preparación y utilización. La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses.