Slide

¡Ya estás en el sexto mes! ¡Cómo crece!
La forma de tu vientre es cada vez más redonda y tu piel se sigue estirando. Incluso la forma de tu ombligo empieza a cambiar.

¿Qué está ocurriendo en tu interior?


La curvatura de la zona lumbar y dorsal aumenta, así que tu espalda sigue notando las molestias.

También es muy habitual que padezcas unos dolores punzantes que se irradian desde la parte alta del glúteo hasta la zona trasera de las piernas.

Están provocados por el pinzamiento de los nervios ciáticos de la pelvis.

La cara de tu bebé está casi definida.
Está despierto, tose, tiene hipo, se puede chupar el pulgar y se mueve mucho.
Mide 32,5 cm y ya pesa más de medio kilo.

Otras cosas de esta etapa:


Si sufres ardores de estómago también es normal (sí, sí…parecía que lo del embarazo era más fácil pero hay tantos cambios en tu interior…). Tu bebé presiona sobre tu estómago, la digestión es más lenta y la progesterona relaja la válvula que separa el esófago del estómago; tres factores que contribuyen a que los ácidos gástricos suban hasta la garganta y se produzca la sensación de acidez. Lamentablemente, esta molestia suele persistir hasta que nace el bebé.

Cosas que puedes ir haciendo:


Relativizar las cosas. Todo lo que te ocurre es temporal debido a tu estado. Tu cuerpo va asentando una nueva vida que está creciendo dentro de ti y no todo es como antes… pero cada vez estás más cerca de conocerl@.

Aprovecha el momento para...

¡Compartir experiencias!

Hablar con otras mujeres que están en tu misma situación. Verás que aunque todos los embarazos son diferentes, a todas os une la gran transformación que vuestro cuerpo y vuestras emociones van sufriendo.

#adaptarse #escuchar #sentir

¡Quererte!

Sentirte bien con tus nuevas curvas. Sí, más bien es una gran curva pero…preciosa. Ahí dentro se está cociendo algo muy importante y solo tú sabes todo lo que estás pasando. Ahora mismo tu cuerpo está como tiene que estar. Ya habrá tiempo de ponerlo en línea.

#aumentar #quererse

¡Ya estás en el sexto mes! ¡Cómo crece!
La forma de tu vientre es cada vez más redonda y tu piel se sigue estirando, incluso la forma de tu ombligo empieza a cambiar.

¿Qué está ocurriendo en tu interior?


La curvatura de la zona lumbar y dorsal aumenta, así que tu espalda sigue notando las molestias.

También es muy habitual que padezcas unos dolores punzantes que se irradian desde la parte alta del glúteo hasta la zona trasera de las piernas.

Están provocados por el pinzamiento de los nervios ciáticos de la pelvis.

La cara de tu bebé está casi definida.
Está despierto, tose, tiene hipo, se puede chupar el pulgar y se mueve mucho. Mide 32,5 cm y ya pesa más de medio kilo.


Otras cosas de esta etapa:


Si sufres ardores de estómago también es normal (sí, sí…parecía que lo del embarazo era más fácil pero hay tantos cambios en tu interior…). Tu bebé presiona sobre tu estómago, la digestión es más lenta y la progesterona relaja la válvula que separa el esófago del estómago; tres factores que contribuyen a que los ácidos gástricos suban hasta la garganta y se produzca la sensación de acidez. Lamentablemente, esta molestia suele persistir hasta que nace el bebé.

Cosas que puedes ir haciendo:


Relativizar las cosas.
Todo lo que te ocurre es temporal debido a tu estado. Tu cuerpo va asentando una nueva vida que está creciendo dentro de ti y no todo es como antes… pero cada vez estás más cerca de conocerl@.

Aprovecha el momento para...

¡Compartir experiencias!

Hablar con otras mujeres que están en tu misma situación. Verás que aunque todos los embarazos son diferentes, a todas os une la gran transformación que vuestro cuerpo y vuestras emociones van sufriendo.

#adaptarse #escuchar #sentir

¡Quererte!

Sentirte bien con tus nuevas curvas. Sí, más bien es una gran curva pero…preciosa. Ahí dentro se está cociendo algo muy importante y solo tú sabes todo lo que estás pasando. Ahora mismo tu cuerpo está como tiene que estar. Ya habrá tiempo de ponerlo en línea.

#aumentar #quererse